Nace del sentimiento de dos madres, unidas en el dolor de la pérdida de sus hijos a quienes se les diagnosticó muerte cerebral, logrando hacer de esta una experiencia positiva en beneficios de todos los guatemaltecos.