En el año 2003 Marta Azmitia sufre el fallecimiento de su hija Ana Lucía ya que el neurólogo le indicaba que según la escala de Glasgow ella se encontraba en un punto crítico.

La Escala de coma de Glasgow es una escala diseñada para evaluar el nivel de consciencia en los seres humanos. Fue creada en 1974 por Bryan Jennett y Graham Teasdale, miembros del Instituto de Ciencias Neurológicas de la Universidad de Glasgow, como una herramienta de valoración objetiva del estado de conciencia para las víctimas de traumatismo craneoencefálico.

Su precisión y relativa sencillez extendieron posteriormente su aplicación a otras patologías traumáticas y no traumáticas.”

Así de extremo fue la decisión que tuvo que tomar Marta, dando la autorización para que los órganos de su hija Ana Lucía fueran donados. Lastimosamente por cuestiones médicas no fue posible este procedimiento, que pudo ser el primero en el territorio de Guatemala.

Este fue el primer gran paso de amor, tenacidad y lucha por la fundación DONARE.

Fundación DONARE comenzó en el año 2004, gracias a una idea que surgió entre Marta Azmitia y su amiga Mayra Gabriel la cual siempre estuvo a su lado durante el duelo de la perdida de Ana Lucía.

Ellas querían ayudar a todas las madres que están pasando por una situación igual a la que ellas vivieron conociendo los traumas que causa ese tipo de perdidas así como las cicatrices que este acontecimiento deja. Tomando así otra gran decisión, la de divulgar el mensaje de donación de órganos.

En abril del 2004 se empieza a implementar la fundación, siendo en Guatemala un tema tabú, los primeros pasos fueron visitas a los hospitales a partir de ver las carencias que se tenían, la fundación busco el apoyo de empresas para poder equipar hospitales, logrando el apoyo de Cervecería Centroamericana.

Ahora la fundación no solo estaba logrando el objetivo de divulgar el mensaje de donación, más bien se estaba logrando el equipar hospitales.

Teniendo en cuenta que el procedimiento de trasplantes es demasiado caro, la fundación estaba logrando darle a la gente una alternativa de vida, una manera de sobre llevar esta situación tan precaria.

El sueño de Marta es que en Guatemala sean posibles TODOS los trasplantes y mejor aún que TODOS tengan acceso a un servicio con los más altos estándares de calidad, sin discriminar, raza, posición económica, etc.

Con la creación de la ley de trasplante, se ha logrado también la creación de proyectos, dando paso a poder recibir donaciones las cuales ayudan a palear los costos altos de estos procedimientos.

Hablando ya de la actualidad otro de los sueños logrados por fundación DONARE, es que el trasplante de medula ósea sea una realidad en Guatemala. La fundación DONARE sigue en su lucha de obtener recursos tocando puertas una de ellas es Fundación Azteca ya que les intereso el proyecto por su labor humanitaria y vanguardista, de igual manera se están buscado colaboraciones por parte del departamento de pediatría de Harvard.